Obispos de EE.UU. piden TPS para migrantes venezolanos

Obispos de EE.UU. piden TPS para migrantes venezolanos

El 4 de abril de 2019, el Obispo Joe S. Vásquez de Austin, Presidente del Comité de Migración de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB), y Sean Callahan, Director Ejecutivo de Catholic Relief Services (CRS), enviaron juntos una carta a la Secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, y al Secretario de Estado, Michael Pompeo, instando a que se asignen 18 meses de Estatus de Protección Temporal (TPS) para Venezuela.

El Estatus de Protección Temporal (TPS) es un estatus migratorio temporal, renovable y autorizado por ley que permite a los individuos permanecer y trabajar legalmente en los EE.UU. durante un período en el que se considera inseguro que los nacionales regresen a su país de origen.

Para Venezuela no existe una designación actual de TPS. Sin embargo, afirman Mons. Vásquez y Sean Callahan, que las condiciones del país y la inestabilidad política existente han creado una situación en la que los nacionales venezolanos no pueden ser devueltos a sus hogares en condiciones de seguridad en este momento.

La Comisión de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal venezolana ha advertido recientemente sobre las numerosas violaciones de los derechos humanos fundamentales infligidas por la policía del país y la violación del acceso de los ciudadanos a la salud y a los medicamentos. Otras instituciones católicas también han informado sobre la aguda escasez de alimentos y la malnutrición a la que se enfrenta el país.

Por las razones antes expuestas, insisten en la carta, “Creemos que proporcionar una designación de TPS para Venezuela es también una respuesta moral, compasiva y necesaria. El TPS aseguraría que, unos 150.000 venezolanos que califiquen aquí en Estados Unidos, no sean devueltos a situaciones peligrosas y que pongan en peligro su vida y les daría la oportunidad de vivir con dignidad, trabajar legalmente y proveer bienestar a sus familias hasta que puedan regresar a casa con seguridad”.


El Obispo Vásquez  y Callahan insistieron en que:  “Debemos proporcionar ayuda humanitaria a todos nuestros hermanos y hermanas venezolanos necesitados, ya sea que vivan en Estados Unidos, en otros países sudamericanos o en la propia Venezuela”.

Puede leerse completa la Carta de los Obispos americanos al gobierno de su país sobre la condición de los inmigrantes venezolanos: