Nobel de educación a un Franciscano

El docente keniata Peter Tabichi fue elegido como el mejor profesor del mundo y se quedó con el Premio Global de Maestros, el “Premio Nobel de Educación” que entrega todos los años la Fundación Varkey. En la lista de candidatos también figuró el argentino Martín Salvetti, que quedó entre los diez mejores del mundo.

A pesar de la falta de recursos, el documento de un grupo de diseño de proyectos de investigación de excelente calidad. A tal punto, más de la mitad de las propuestas para las competencias nacionales e internacionales.

La religión comenzó en una escuela más pequeña. La clave de su éxito académico está en el club de la ciencia que ha montado, en el que anima a los chicos a experimentar con sus medios.

“Las nuevas generaciones no van a tener unas expectativas bajas. África va a tener una gran cantidad de información, ingenieros y empresarios que serán famosos en todos los rincones del mundo, y las mujeres van a tener un enorme protagonismo”, augura. Sus estudiantes han diseñado un método para que los ciegos se puedan medir y han aprovechado una planta para generar electricidad.

La mayoría de la semana Tabichi, que se mueve en la moto por las carreteras sin asfaltar, enseña a las familias un cultivo más eficiente y ecológico sus semidesérticas tierras. Y trata de sembrar la concordia en una tierra en la que la tensión entre las siete finalidades en una masacre en el 2007. Por ese motivo hemos creado también un club de la paz en el que se debate y se hacen actividades juntos.

Tabichi, que se quedó sin madre a los 11 años, solo había salido una vez en su país, a la vecina Uganda, antes de aterrizar en Dubái, capital de la ostentación y el lujo extremo. Toda una aventura en avión no se había tomado ni uno ni se compartió con su padre, ni se le había dicho ni un maestro en la escuela ni se hizo referencia. Sus tíos y primos también son maestros. Por eso, al pronunciar su nombre como ganador, el profesor keniano quiso que los focos de la sala también se centran en su padre y le agradeció haber inculcado valores cristianos.

“Este premio no me reconoce a mí, sino a la gente joven de ese gran continente. Estoy solo aquí porque mis alumnos han sido exitosos. Este premio les ha dado una oportunidad, se dice en el mundo que ellos pueden ser lo que quieran”, aseguró Este domingo al recoger un trofeo.