home

  • Noticias del Papa

    • 3
      July
      Audiencia aula Pablo VI día del Sagrado Corazón de Jesús

      Papa: la oración crea fraternidad, rompe barreras y anima esperanza

      Este viernes 28 de junio El Papa Francisco encontró a las delegaciones de la Red Mundial de Oración del Papa. Agradeció los testimonios que compartieron algunos de los asistentes, así como el servicio que cada uno de los implicados en la Red da a la Iglesia: “Es un servicio que es tanto más necesario y que subraya la primacía de Dios en la vida de las personas, fomentando la comunión en la Iglesia”.

      Después de la bienvenida, el Papa se detuvo a reflexionar sobre los testimonios venidos de todas partes del mundo. Citó al Padre Matthew, quien trabaja en Taiwán, y refiriéndose a la versión del Click to pray en chino, afirmó: “Es bueno saber que los chinos, más allá de las dificultades de otra naturaleza, pueden sentirse verdaderamente unidos en la oración, encontrando en ella un apoyo válido en el conocimiento y el testimonio del Evangelio”. y añadió: “La oración siempre despierta sentimientos de fraternidad, rompe barreras, cruza fronteras, crea puentes invisibles pero reales y eficaces, abre horizontes de esperanza”.

      Seguidamente se refirió a Marie Dominique quien habló de la misión del Apostolado de la Oración en Francia, país donde surgió hace 175 años. El Papa dijo: “Todos nosotros, pastores, consagrados y fieles laicos, estamos llamados a sumergirnos en la historia concreta de las personas que nos rodean, especialmente rezando por ellos, asumiendo en la oración sus alegrías y sus sufrimientos”.

      Cercanía al corazón del Señor

      El Papa recordó las palabras de Bettina, procedente de Argentina y también, la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús y afirmó: “La cercanía al Corazón del Señor nos impulsa a acercarnos a nuestros hermanos y hermanas con amor, y nos ayuda a entrar en esta compasión por el mundo. Estamos llamados a ser testigos y mensajeros de la misericordia de Dios, a ofrecer al mundo una perspectiva de luz donde están las tinieblas, de esperanza donde reina la desesperación”.

      Que los jóvenes oren

      A partir del testimonio de la Hna. Selam de Etiopía, quien trabaja con los jóvenes del Movimiento Eucarístico Juvenil, el Papa insistió: “Es importante ayudar a las nuevas generaciones a crecer en la amistad con Jesús a través del encuentro íntimo con él en la oración, en la escucha de su Palabra, en el acercamiento a la Eucaristía para que sea un don de amor al prójimo”. Y añadió: “Así descubrirán que la oración no los separa de la vida real, sino que les ayuda a interpretar los acontecimientos existenciales a la luz de Dios”.

      Llamaron particularmente la atención del Papa las palabras de Diego, quien viene desde Guatemala y el Papa se refirió afirmando: “La sabiduría de los ancianos, su experiencia y su capacidad de “razonar” con el corazón, son una enseñanza preciosa para aprender una metodología fructífera en la oración de intercesión”.

      Misericordia y bondad de Dios

      El Papa agradeció el testimonio del Padre Antonio, de Portugal. Y refiriéndose a lo por él dicho, subrayó: “Es necesario que la misión de la Iglesia se adapte a los tiempos y utilice las herramientas modernas que la tecnología pone a su disposición. Se trata de entrar en las arenas modernas para proclamar la misericordia y bondad de Dios”.

      El Papa finalizó sus palabras, insistiendo en que la oración dota al cristiano de una mirada de esperanza. Y animó a los asistentes a continuar con su labor porque “Ayudan a las personas a tener una mirada espiritual, una mirada de fe sobre la realidad que las rodea, a reconocer lo que Dios mismo obra en ellas”.

    • 17
      April
      Audiencia general Miércoles 17 de Abril

      En la audiencia general de este Miércoles Santo, 17 de abril de 2019, dado el tiempo litúrgico de la Semana Santa que estamos viviendo estos días, el Papa Francisco ha dedicado la catequesis al Triduo Pascual. El tema de dicha catequesis ha sido “Pascua: la oración al Padre en la prueba” (Evangelio según San Marcos, 14, 32-36a) y en ella el  Pontífice ha reflexionado sobre tres palabras que Jesús dirige al Padre durante el momento de su Pasión.

      La gloria

      La primera de ellas es: «Padre, ha llegado la hora: glorifica a tu Hijo» (Jn 17,1). El Papa ha explicado el significado de la gloria: “la revelación de Dios como signo de su presencia salvadora entre los hombres”. Igualmente, el Pontífice ha señalado que es en la cruz donde Jesús muestra su gloria porque en ella se realiza de forma definitiva la salvación de la humanidad.

      El Pontífice ha manifestado que “la verdadera gloria es la del amor”, del Padre al Hijo y viceversa, y que “ninguno se glorifica a sí mismo”. Por último, el Santo Padre ha animado a que el ejemplo del Señor nos haga buscar la gloria de Dios y la del prójimo y no la propia.

      Abbá, papá

      La segunda palabra a la que se ha referido el Papa Francisco es: «Abbá», papá» (cf. Mc 14,36). En el huerto de Getsemaní, sabiendo que va a ser crucificado y sintiéndose solo y angustiado, Jesús habla a Dios y lo llama “papá”.  Jesucristo nos  enseña, por tanto, a tratarle como un Padre, pues en él “se encuentra la fuerza para seguir adelante en el dolor”, ha indicado el Pontífice.

      El Santo Padre ha puesto a Jesús como ejemplo de hijo que nunca está solo porque siempre recurre al Padre, incluso en las situaciones de mayor desolación. Nosotros, sin embargo, ante las dificultades “preferimos muchas veces la soledad, antes que decir ‘Padre’ y confiar en Él”.

      El perdón

      Por último, el Papa Francisco se ha referido al momento en el que Jesús en la cruz dice: «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen» (Lc 23,24). El perdón, según el Papa es el momento “culmen del amor” que “rompe el círculo del mal”. Incluso en el instante de mayor dolor, Jesucristo pide por los que le han crucificado: “Jesús reza por nosotros al Padre, para que nos envuelva con su misericordia, que trasforma y sana el corazón”, ha concluido el Pontífice.

    • 5
      April
      Resumen de Christus Vivit

      Cristo vive: corran más rápido que los lentos y temerosos

      En la exhortación apostólica Christus Vivit, Cristo vive, el Papa Francisco se dirige a toda la Iglesia, pero en especial a los jóvenes del mundo. Se trata de una reflexión que busca estimular a todos y ofrece planteamientos generales para el discernimiento eclesial en esta materia. Fue firmada el pasado 25 de marzo en Loreto (Italia)

      Francisco comienza la exhortación con esta frase: “Cristo vive. Él es nuestra esperanza y la juventud más hermosa de este mundo. Todo lo que toca se hace joven, se hace nuevo, se llena de vida … ¡Él vive y te quiere vivo!”.

      Estructura: nueve capítulos

      El Papa hace un breve recuento del camino seguido para llegar a este documento: “Me he dejado inspirar por la riqueza de las reflexiones y diálogos del Sínodo del año pasado. Y añade: “De ese modo, mi palabra estará cargada de miles de voces de creyentes de todo el mundo que hicieron llegar sus opiniones al Sínodo. Aun los jóvenes no creyentes, que quisieron participar con sus reflexiones, han propuesto cuestiones que me plantearon nuevas preguntas”.

      Capítulo 1

      La Exhortación Apostólica Cristo Vive está compuesta de nueve capítulos. En el primero retoma las Sagradas Escrituras y responde a la pregunta ¿Qué dice la palabra de Dios sobre los jóvenes? Su respuesta recorre el Antiguo Testamento y recuerda figuras como Gedeón, Samuel, el Rey David, Jeremías, Rut. Sin embargo, cita el Nuevo Testamento para plantear: “El que es mayor entre vosotros, se hace como el más joven” (Lc 22,26). Para él, la edad no establecía privilegios, y que alguien fuera más joven no significaba que valiera menos”.

      Capítulo 2

      El capítulo segundo está dedicado a ver la figura de “Jesucristo siempre joven”. Inspirado en el pasaje de la visita de Jesús y sus padres al templo de Jerusalén, Francisco recuerda que Jesús no es un solitario. Por ello, “gracias a la confianza de sus padres… se mueve libremente y aprende a caminar con todos los demás”. De este hecho el Papa infiere que:

      «Jesús tenía una confianza incondicional en el Padre, cuidó la amistad con sus discípulos, e incluso en los momentos críticos permaneció fiel a ellos. Manifestó una profunda compasión por los más débiles, especialmente los pobres, los enfermos, los pecadores y los excluidos. Tuvo la valentía de enfrentarse a las autoridades religiosas y políticas de su tiempo; vivió la experiencia de sentirse incomprendido y descartado; sintió miedo del sufrimiento y conoció la fragilidad de la pasión”.

      El Papa llama la atención en este capítulo a la Iglesia, por el peligro de perder el entusiasmo y compromiso: “Nos hace falta crear más espacios donde resuene la voz de los jóvenes”. Ellos ayudarán a mantenerla joven. “A través de la santidad de los jóvenes la Iglesia puede renovar su ardor espiritual y su vigor apostólico”. Finalmente, recuerda el Papa a figuras como María, san Sebastián, San Francisco y otros muchos, jóvenes que apostaron y creyeron en el proyecto de Jesús.

      Capítulo 3

      El capítulo tres, el Papa lo titula: “Ustedes son el ahora de Dios” y comienza valorando el aporte de los jóvenes a sus iglesias locales: “cuando la Iglesia abandona esquemas rígidos y se abre a la escucha disponible y atenta de los jóvenes, esta empatía la enriquece, porque permite que los jóvenes den su aportación a la comunidad, ayudándola a abrirse a nuevas sensibilidades y a plantearse preguntas inéditas”.

      El Papa invita a tomar conciencia que no se puede hablar de una sola juventud. Esta es una realidad variada, multicultural y no se expresa de la misma manera donde los jóvenes son mayoría que donde los jóvenes son minoría. Tampoco es igual donde los jóvenes están más cerca de las oportunidades que ofrece la globalización, que aquellos que viven en los márgenes y amarguras de las sociedades. Aquellos que tienen familias y viven con ellas y de aquellos que, por migraciones y guerras, se encuentran solos.

      En este capítulo, el Papa expresa sobre el tema de los abusos: “quiero expresar con cariño y reconocimiento mi gratitud hacia quienes han tenido la valentía de denunciar el mal sufrido: ayudan a la Iglesia a tomar conciencia de lo sucedido y de la necesidad de reaccionar con decisión”.

      El Papa les anima, recordando que “Cuando se entusiasman por una vida comunitaria, son capaces de grandes sacrificios por los demás y por la comunidad. En cambio, el aislamiento los debilita y los expone a los peores males de nuestro tiempo”.

      Capítulo 4

      En el capítulo cuarto, el Papa expone “tres grandes verdades que todos necesitamos escuchar siempre, una y otra vez”: La primera es: “Dios te ama. Nunca lo dudes, más allá de lo que te suceda en la vida. En cualquier circunstancia, eres infinitamente amado”. La segunda verdad es que “Cristo, por amor, se entregó hasta el final para salvarte”. Nunca olvides que «Él perdona setenta veces siete”. La tercera verdad consiste en que “Mataron al santo, al justo, al inocente, pero Él venció. El mal no tiene la última palabra. En tu vida el mal tampoco tendrá la última palabra, porque tu Amigo que te ama quiere triunfar en ti. Tu salvador vive”. “El Espíritu Santo te hace entrar cada vez más en el corazón de Cristo para que te llenes siempre más de su amor, de su luz y de su fuerza”.

      Capítulo 5

      Caminos de Juventud se titula el capítulo quinto. En él responde a la pregunta: ¿Cómo se vive la juventud cuando nos dejamos iluminar y transformar por el gran anuncio del Evangelio? Para el Papa la juventud es un tiempo bendito para el joven y una bendición para la Iglesia y el mundo. Es una alegría, un canto de esperanza y una bienaventuranza. Apreciar la juventud implica ver este tiempo de la vida como un momento valioso y no como una etapa de paso donde la gente joven se siente empujada hacia la edad adulta. Por esta razón les invita: “Remen mar adentro, salgan de ustedes mismos”.

      Jesús puede unir a todos los jóvenes de la Iglesia en un único sueño, «un sueño grande y un sueño capaz de cobijar a todos. Ese es el sueño por el que Jesús dio la vida en la cruz y que el Espíritu Santo desparramó y marcó con fuego el día de Pentecostés en el corazón de cada hombre y cada mujer” para que seamos hermanos, comprometidos contra la violencia y defensores de la vida.

      Capítulo 6

      Jóvenes con raíces, titula el Papa el capítulo sexto. Para él esta es una cuestión fundamental. Tener raíces es estar conectado a una historia, a una familia, a una cultura, a unos amigos, a unos viejos a los que hay que escuchar, aunque no siempre seguir. No se trata de caer en la adoración de la juventud, pues corremos el peligro de llevar una vida superficial, afirma el Papa y prosigue:

      “Queridos jóvenes, no acepten que usen su juventud para fomentar una vida superficial, que confunde la belleza con la apariencia. Mejor sepan descubrir que hay hermosura en el trabajador que vuelve a su casa sucio y desarreglado, pero con la alegría de haber ganado el pan de sus hijos. Hay una belleza extraordinaria en la comunión de la familia junto a la mesa y en el pan compartido con generosidad, aunque la mesa sea muy pobre. Hay hermosura en la esposa despeinada y casi anciana, que permanece cuidando a su esposo enfermo más allá de sus fuerzas y de su propia salud”.

      Capítulo 7

      El séptimo capítulo está dedicado a la pastoral de los jóvenes. El Papa afirma: “se está creciendo en dos aspectos: la conciencia de que es toda la comunidad la que los evangeliza y la urgencia de que ellos tengan un protagonismo mayor en las propuestas pastorales”.

      El Papa anima a encontrar nuevos caminos, creativos y audaces, donde la Iglesia institucional, sea más flexible y sinodal, y “les ofrezcan, a los jóvenes, un lugar donde no sólo reciban una formación, sino que también les permitan compartir la vida, celebrar, cantar, escuchar testimonios reales y experimentar el encuentro comunitario con el Dios vivo”.

      Capítulo 8

      El octavo capítulo está dedicado a la vocación. Para el Papa: “Lo fundamental es discernir y descubrir que lo que quiere Jesús de cada joven es ante todo su amistad”. En esa amistad, afirma, “Somos llamados por el Señor a participar en su obra creadora, prestando nuestro aporte al bien común a partir de las capacidades que recibimos”.

      La vocación, por tanto, “es un camino que orientará muchos esfuerzos y muchas acciones en una dirección de servicio. Por eso, en el discernimiento de una vocación es importante ver si uno reconoce en sí mismo las capacidades necesarias para ese servicio específico a la sociedad”.

      Capítulo 9

      El capítulo noveno está dedicado al tema del discernimiento. El Papa parte del hecho que “sin la sabiduría del discernimiento podemos convertirnos fácilmente en marionetas a merced de las tendencias del momento”. Por eso, considera: “Formar la conciencia es camino de toda una vida, en el que se aprende a nutrir los sentimientos propios de Jesucristo, asumiendo los criterios de sus decisiones y las intenciones de su manera de obrar” (cf. Flp 2,5).

      El Papa recuerda que “El regalo de la vocación será sin duda un regalo exigente” Por eso, “Cuando el Señor suscita una vocación no sólo piensa en lo que eres sino en todo lo que junto a Él y a los demás podrás llegar a ser”. En este camino, el Papa presenta una metodología para el discernimiento de la vocación: atención a la persona. Esta acción es ayuda para el discernimiento personal y, sensibilidad a escuchar los impulsos que el otro experimenta y ayudar a que el otro escuche estos impulsos. Así, el discernimiento es un instrumento para seguir al Señor.

      El Papa termina con un deseo: “Queridos jóvenes, seré feliz viéndolos correr más rápido que los lentos y temerosos. Corran, «atraídos por ese Rostro tan amado, que adoramos en la Sagrada Eucaristía y reconocemos en la carne del hermano sufriente. El Espíritu Santo los empuje en esta carrera hacia adelante. La Iglesia necesita su entusiasmo, sus intuiciones, su fe. ¡Nos hacen falta! Y cuando lleguen donde nosotros todavía no hemos llegado, tengan paciencia para esperarnos».

    • 5
      April
      Audiencia general Miércoles 3 de Abril en Plaza San Pedro

      Con el lema ‘Servidor de Esperanza’, pude dar otro paso en el camino del diálogo interreligioso con nuestros hermanos musulmanes, recordando aquel encuentro entre san Francisco de Asís con el sultán al-Malik al-Kamil hace 800 años, y el viaje del Papa Juan Pablo II hace más de tres décadas”, lo dijo el Papa Francisco en la Audiencia General del primer miércoles de abril de 2019, explicando su 28° Viaje Apostólico a Marruecos, realizado el pasado 30 y 31 de marzo.

      Un paso más en el camino del diálogo interreligioso

      En su catequesis, el Santo Padre agradeció a Su Majestad el Rey Mohammed VI y a las demás autoridades marroquíes por la cálida acogida y por toda la colaboración, especialmente al Rey, que ha sido muy fraterno, muy amigo y cercano. “Doy gracias sobre todo al Señor – precisó el Pontífice – que me ha permitido dar un paso más en el camino del diálogo y del encuentro con los hermanos y hermanas musulmanes. Mi peregrinación siguió los pasos de dos santos: San Francisco de Asís y Juan Pablo II. Hace 800 años Francisco llevó el mensaje de paz y fraternidad al sultán Al-Malik Al-Kamil; en 1985 el Papa Wojtyła hizo su memorable visita a Marruecos, después de haber recibido al Rey Hassan II en el Vaticano, el primero entre los Jefes de Estado musulmanes”.

      ¿Por qué el Papa va a los musulmanes y no sólo a los católicos?

      El Papa Francisco interviniendo espontáneamente, se preguntó: Pero ¿por qué el Papa va a los musulmanes y no sólo a los católicos? ¿Por qué hay tantas religiones? “Con los musulmanes – subrayó el Pontífice – somos descendientes del mismo Padre, Abraham”. ¿Por qué Dios permite que existan tantas religiones? Pero, Dios quiso permitir esto: los teólogos Escolásticos decían las volutas permisiva de Dios. Él quiso permitir esta realidad: hay muchas religiones que algunas nacen de la cultura, pero siempre miran al cielo, miran a Dios. Pero lo que Dios quiere es la fraternidad entre nosotros y de manera especial – por eso, este Viaje – con nuestros hermanos, hijos de Abraham, como nosotros, los musulmanes. No debemos tener miedo de la diferencia: Dios lo ha permitido. Pero sí, debemos tener miedo si no trabajamos por la fraternidad, para ir juntos en la vida.

      Servir a la esperanza, es tender puentes entre civilizaciones

      En este sentido, el Santo Padre dijo que, fue una alegría y un honor poder hacerlo con el noble Reino de Marruecos, encontrando a su pueblo y a sus gobernantes, con quienes hemos recordado algunas importantes cumbres internacionales celebradas en ese país en los últimos años, y con el Rey Mohammed VI reafirmamos el papel esencial de las religiones en la defensa de la dignidad humana y la promoción de la paz, la justicia y el cuidado de la creación, nuestra casa común. “Servir la esperanza quiere decir crear puentes entre las civilizaciones y, junto con el rey Mohammed VI, reiteramos que las religiones son esenciales para defender la dignidad humana, promover la paz y el cuidado de la creación. De forma conjunta, hicimos un llamamiento por Jerusalén, para que sea preservada como patrimonio de la humanidad y lugar de encuentro pacífico, de modo particular para los fieles de las tres religiones monoteístas”.

  • La Iglesia en el Mundo

  • Para Comunicadores

    • 1
      April
      Nobel de educación a un Franciscano

      El docente keniata Peter Tabichi fue elegido como el mejor profesor del mundo y se quedó con el Premio Global de Maestros, el “Premio Nobel de Educación” que entrega todos los años la Fundación Varkey...

    • 15
      March
      8 de Marzo: día internacional de la mujer

      Con ocasión de la fiesta de la mujer, que se celebra en todo el mundo el 8 de marzo, queremos hablar de una grave falta de respeto que, a menudo, se comete con las mujeres : proponer una feminidad deformada, vaciada de fecundidad (ente...

    • 11
      February
      Fakenews y post verdad

      El fenómeno de las fake news está causando una preocupación creciente, mientras las grandes compañías de Internet no acaban de ofrecer soluciones prometedoras...

    • 14
      December
      Las redes sociales y la “enfermedad” de los selfies: si el verdadero problema es la vanidad

      Si somos personas muy activas en las redes sociales quizá hemos sentido alguna vez la inquietud que nuestra relación con el instrumento no sea del todo equilibrada.

      Quizá nos ha sucedido pasar tiempo con algunos amigos cercanos y ...

    • 12
      December
      Educar a los jóvenes en el amor y la amistad a través de los clásicos

      El título de la jornada de estudio celebrada el viernes 23 de noviembre en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz, revela el objetivo del seminario, dirigido a educadores, profesores y escritores: reflexionar -con la ayuda de grand...